Pagina de Presentación

No disponible
Todas las Hermandaes Penitenciales
Mira y compara...
No disponible

Diccionario Cofradiero
No disponible
No disponible
No disponible
No disponible
No disponible

Recetas Cuaresmales
Enlaces de interés

Un lugar para orar y meditar


Al César lo que es del César...
Donde puedes dejar tu opinion...
Dimes y diretes...
 

                                                     
La creación artística. La talla en madera.

Por Juan Manuel Pulido Pérez, Tallista.

 

     El proceso de elaboración de un paso o trono procesional es largo y complejo. En el se combinan aspectos artesanales y artísticos. Los proyectos suelen nacer en base al conocimiento del entorno, las características de la imagen, el estilo propio de cada Hermandad, la escena en el caso de los misterios, el lugar y el contexto artístico, las personas, la historia de la Hermandad, etc. Se orienta y propone al cliente hasta dar con unas características básicas a partir de las cuales desarrollar el proyecto, una primera idea.
     De este conocimiento surgen diseños exclusivos, realizados ex proceso para la Hermandad y para una imagen determinada. Esto nos aleja de los pasos por catálogo o por serie y unido a la elaboración completamente artesanal (sin uso de máquinas de punto) hace de nuestras creaciones piezas únicas e irrepetibles de alto valor añadido.
     Son otros factores los que influyen a la hora de hacer un proyecto y uno fundamental es el presupuesto disponible por parte del cliente. Suele condicionar mucho este factor y hay que ser consecuente a la hora de dibujar para que el futuro trabajo esté acorde a las posibilidades económicas de la Hermandad.
     Tras estas primeras conversaciones comienza el proceso creativo. Con numerosos apuntes y anotaciones que van componiendo poco a poco los detalles del dibujo final. Se va creando una imagen mental que luego se traslada al papel hasta llegar a una composición satisfactoria y apropiada para cada trabajo. Esta es una fase tremendamente hermosa pero quizá la más difícil, la creación.

     Una vez que se elabora el boceto final se acompaña con un presupuesto que compondrá el proyecto para ser presentado a la Hermandad. Normalmente este proyecto es votado por un órgano de decisión de la Hermandad.
     Una vez aprobado el proyecto se trasladan los dibujos a tamaño natural. Se trata de elaborar unos planos que faciliten la labor en la fase de carpintería. En estos planos se plasmarán las dimensiones reales y las medidas exactas y definitivas del trabajo.

    

     Con estos planos el carpintero puede realizar su labor de ebanistería, dando forma a lo que se ha ido componiendo durante el proceso creativo. Se trata de darle la primera forma a la futura obra.

    

     Tras la ejecución del paso en su fase de carpintería se procede a la talla del mismo. El trabajo llega al taller en madera y es el momento de rediseñar cada pieza, basándonos en el primer boceto pero adaptando dicha idea inicial al tamaño real. Hojas de acanto, tulipanes, volutas y flores se engarzan y entrelazan para dar forma al dibujo decorativo final.

    

    

     Una vez diseñados todos los dibujos a tamaño natural se comienza el proceso artesanal de la talla. A pesar de la proliferación del uso de la máquina de puntos (pantógrafo) en los talleres de talla ornamental, en mi taller se trabaja de forma completamente directa y artesanal. Las únicas máquinas que intervienen en este proceso son maquinarias de corte.

     Se señalan las zonas de corte y las que deberán ser talladas. Y de las partes talladas cuales irán en bajo-relieve y en cuales se añadirá volumen. Una vez trazado todo esto se utiliza una máquina de calar para eliminar las zonas que van huecas.
     Los útiles de trabajo de un tallista son las gubias, con ellas se va a tallar la madera dando volumen al dibujo, teniendo en cuenta los claroscuros y un corte firme y que respete el dibujo y las líneas trazadas con anterioridad. Hay mucho tipos y secciones de gubia, cada una cumple su misión específica y es preciso tener un buen conocimiento de estas herramientas.
     Poco a poco cada pieza va tomando forma gracias a la buena ejecución desde el primer dibujo hasta la talla de cada hoja o cada elemento que compone el dibujo.

    

Se trata de un minucioso trabajo de artesanía con el que poco a poco se va completando la obra de arte.

   
   
   
   

      En este aspecto es muy importante conocer la madera, como tratarla y cortarla, teniendo en cuenta el sentido de la veta. Se realiza una talla en bajo relieve profundizando en el grosor de la madera. Una vez terminadas las partes bajas se van añadiendo piezas de diferentes grosores que completan el volumen. En estas medidas basamos el tratamiento del claroscuro.

         

      Cuando la pieza está terminada por su visión frontal se da la vuelta para recantearla, se eliminan los cantos interiores, las astillas y se limpia para que una vez concluida la pieza no quede “suciedad” y se observe el dibujo perfecto de la talla.

    

     Los trabajos normalmente se van realizando por fases dependiendo de las posibilidades económicas de las Hermandades a lo largo de varios años. Poco a poco va tomando forma la visión definitiva, cuidando todos los detalles para completar una buena obra de arte.

     En la ejecución de la talla tendremos en cuenta cómo será la obra una vez esté terminada. La fase de ejecución de la talla dependerá de si el paso se va a barnizar o por el contrario será dorado. A pesar de que siempre se realiza una talla limpia y cuidadosa, cuando el paso va a ser barnizado hay que ser mucho más cuidadoso y la talla tiene que ser más refinada y limpia.

     Cuando la terminación de la obra está destinada al dorado se termina la fase de talla y se traslada el trabajo a otro taller especializado en dorado donde continúa el proceso siempre supervisado por el tallista.

         

     Si la obra se va a barnizar se concluye en mi propio taller donde aplicamos un barniz de forma artesanal. No se usan maquinarias de aplicado de barnices y dicha aplicación se realiza a mano, con pincel y brocha, cuidando cada rincón y cada detalle para que no queden grumos ni reboses de barniz. Esta aplicación artesanal, cuidada y directa nos permite realzar el valor de la talla en cada momento sin descuidar ningún aspecto. La terminación que aplicamos a la obra es a la cera natural. Esta terminación matiza los brillos, aportando a la pieza un brillo natural y uniforme. La terminación es un aspecto fundamental del trabajo ya que se trata de dar el toque final y una mala elección puede suponer depreciar la obra que tanto esfuerzo ha costado conseguir. Con esta forma de barnizar garantizamos una obra de calidad con una terminación que le da excelencia y aporta un alto valor añadido por su realización completamente artesanal.

    

     Con esto concluye el proceso de creación de una obra de talla. Como se ha comentado anteriormente cada trabajo tiene unas características y unas necesidades concretas, algunos combinan piezas de bordado, orfebrería, o pequeñas imágenes, cartelas, relieves, etc. pero en general los procesos destacados en este artículo son los esenciales para la ejecución de un paso de Semana Santa.

   

FOTOS EN ESTE ARTICULO:

Las fotos son del paso del Carmen de San Juan de Aznalfarache (Sevilla) http://carmendesanjuan.blogspot.com/, el dorado es de los arbotantes de la Hermandad de la Candelaria (Sevilla) y el paso barnizado de la Flagelación de Torrevieja.

 

©  Juan Manuel Pulido Pérez. 26-III-2010

correo: juanmapulido@hotmail.com

http://tallistasevillano.blogspot.com/
http://es.youtube.com/watch?v=pIDHEz_azdM



concharw@gmail.com

© Concha R. Worth. Desde el 2002
Prohibida su reproducción o uso de textos total o parcial sin citar la fuente y la autora,
al igual que las fotografías, que estan sujetas a Copyright.