Pagina de Presentación

No disponible
Todas las Hermandaes Penitenciales
Mira y compara...
No disponible

Diccionario Cofradiero
No disponible
No disponible
No disponible
No disponible
No disponible

Recetas Cuaresmales
Enlaces de interés

Un lugar para orar y meditar


Al César lo que es del César...
Donde puedes dejar tu opinion...
Dimes y diretes...
 

                                                     
El rito de la Exposición del Santísimo

Por Jesús Luengo Mena

 

El rito de la Exposición y Bendición eucarística consta de cuatro momentos: exposición, adoración, bendición y reserva.


La exposición
     Congregado el pueblo, que puede entonar un canto, si se juzga oportuno, el ministro se acerca al altar. Si el Sacramento no se conserva en el altar en que se va a tener la exposición, el ministro, cubierto con el paño de hombros, lo traslada desde el lugar de la reserva, acompañándole algún ayudante o algunos fieles con cirios encendidos.
     Póngase el copón o la custodia sobre la mesa del altar, cubierta con un mantel. Pero si la exposición se alarga durante un tiempo prolongado, y se hace con la custodia, se puede utilizar el trono o expositorio, situado en un lugar más elevado; pero evítese que esté demasiado alto y distante .
Expuesto el santísimo Sacramento, si se emplea la custodia, el ministro inciensa al Sacramento. Después de esto, si la adoración se prolonga durante un tiempo bastante largo, puede retirarse.
     Si se trata de la exposición solemne y prolongada, conságrese en la Misa que preceda inmediatamente a la exposición la hostia, que se ha de exponer a la adoración, y póngase en la custodia sobre el altar después de la comunión. Entonces la Misa concluirá con la oración después de la comunión, omitiéndose el rito de despedida; y antes de retirarse, el sacerdote ponga el Sacramento, si se juzga conveniente, sobre el trono o expositorio e inciénselo.

    


La adoración
     ¿Qué puede hacerse durante el tiempo en que está expuesto Jesús Sacramentado? Pues puede rezarse el rosario u otras oraciones eucarísticas y celebrarse también alguna parte de la Liturgia de las horas. Pero sobre todo, silencio y meditación, oración personal.


La bendición
    Al acabar la adoración el sacerdote o diácono se acerca al altar, hace genuflexión sencilla, y se arrodilla a continuación, y se canta un himno u otro canto eucarístico. Mientras tanto el ministro arrodillado inciensa al santísimo Sacramento, cuando la exposición tenga lugar con la custodia.
Luego se levanta y dice: Oremos.
Se hace una breve pausa en silencio y el ministro prosigue con la oración, que puede elegir entre varias.
Oh Dios, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu Pasión; te pedimos nos concedas venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu redención. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Todos responden:
Amén.


Existen varias oraciones para elegir, no solamente la anterior, que figuran en el Ritual.
     Dicha la oración, el sacerdote o diácono, tomando el paño de hombros, hace genuflexión, toma la custodia o copón y hace con él en silencio la señal de la cruz sobre el pueblo, bendiciéndolo.


La reserva
     Acabada la bendición, el mismo sacerdote o diácono que dio la bendición, u otro sacerdote o diácono, reserva el Sacramento en el sagrario y hace genuflexión, mientras el pueblo, si se juzga oportuno, hace alguna aclamación y finalmente el ministro se retira. La Asamblea se pone de pie y se entona un canto de acción de gracias o de alabanza.

 

©  Jesús Luengo Mena, 10 Julio 2010



concharw@gmail.com

© Concha R. Worth. Desde el 2002
Prohibida su reproducción o uso de textos total o parcial sin citar la fuente y la autora,
al igual que las fotografías, que estan sujetas a Copyright.