Pagina de Presentación

No disponible
Todas las Hermandaes Penitenciales
Mira y compara...
No disponible

Diccionario Cofradiero
No disponible
No disponible
No disponible
No disponible
No disponible

Recetas Cuaresmales
Enlaces de interés

Un lugar para orar y meditar


Al César lo que es del César...
Donde puedes dejar tu opinion...
Dimes y diretes...
 

                                                     

Bajo este apartado vamos a estudiar una parte esencial dentro de la iconografía de nuestras imágenes, pues aunque muchos piensen que simplemente es algo ornamental, tienen un importante sentido religioso.

    LAS CORONAS reflejan la realeza de Maria; dogma que fue establecido por la Iglesia en 1954, y que se recoje en una Encíclica promulgada por el papa Pio XII el 11 de Octubre de 1954, cuya festividad se celebra litúrgicamente el 22 de Agosto --aunque fue fijada originalmente el 31 de mayo--. Este dogma está estrechamente relacionado con el de la Asunción de la Virgen (establecido el 1 de Noviembre de 1950), y con el de la Inmaculada Concepción (establecido en 1854), cuya correlación lo podemos ver claramente en la citada Encíclica de Pio XII.

Coronación de la Virgen. Diego Velazquez    A pesar de la reciente institución de este dogma, desde los primeros tiempos de la iglesia se ha asumido como tal la realeza de María, encontrando la denominación de "reina" en numerosos escritos de santos y doctores de la iglesia antes que se instituyera el dicho dogma. Además, encontramos varias referencias bíblicas en las que los teólogos se basan y nos dicen que son alusiones a la realeza de María, como lo podemos ver en los: Salmos 45:10; Cantar de los Cantares 4:8; y en el Apocalipsis 12:1.

    En los primeros siglos de la Cristiandad, la piedad pupular comenzó a representar en el arte a la Virgen con corona, al igual que el tema iconográfico de la coronación de la Virgen surge durante la Edad Media. Tras el Concilio de Efeso (431 D.C) se popularizó el representarla como reina, sentada en un trono, con diadema real y rodeada de angeles y santos; y en siglo XII ya aparece sentada a la derecha de Cristo con una corona sobre la cabeza; mientras es en el XIII cuando aparece el tema iconográfico de la coronación de la Virgen. Sin embargo, es tras la difusión del rezo del rosario en el siglo XVI cuando el tema de la coronación de la Virgen se expande mas (pues es el quinto misterio glorioso) y encontramos con mas frecuencia esta representación.

    En las representaciones artísticas del arte andaluz, las vírgenes que se conservan, las mas antiguas datan del siglo XIII, aunque abundan las imágenes que según las leyendas son muy anteriores, previas a la invasión musulmana y, que todas tiene como denominador común aparecer milagrosamente tras estar escondidas por píos cristianos para evitar su profanación por los seguidores del Islam. Todas esta imágenes que se podrían catalogar como "apariciones a pastares" surgen entre el siglo XI y el XIV, y son características de la iconología mariana española. Por estudios técnicos, la datación de las mismas es muy posterior al período previo-musulman, y por tanto toda imágen tallada en madera que según las leyendas se dice previa, en su inmensa mayoría no son anteriores al siglo XIII; tiempo que coincide con la reconquista y la introduccón del culto mariano por San Fernando.

Virgen de Génova, S. XIV. Catedral de Sevilla. Antigua Cofradía de los Genoveses    Es en este contexto histórico, con la introducción en andalucía de la devoción a la Virgen por San Fernando, cuando comenzamos a ver las primeras representaciones de la Virgen llevando corona. Las imágenes que se traen a andalucia se pueden clasificar en dos modelos iconográficos: por un lado las llamadas imágenes "fernandinas"* en las que se representa la Virgen como Theotokos, siendo imágenes articuladas y de vestir; de la que destaca la Virgen de los Reyes de la Catedral Hispalense. Y por otro lado las imágenes ya sean de madera, piedra o marfil que representa a la virgen sedente con el niño en brazos o de pie (Hodigitria) y que lleva los ropajes tallados, siendo la virgen hodigitria mas propia de siglo XIV.
    De estas primitivas imágenes las coronas que se conservan son posteriores, y solo de aquellas de bulto redondo con la corona tallada como parte del conjunto podemos estar completamente seguros que llevaran corona cuando fueron realizadas o bien, por testimonios de la época, como la referencia que existe en el testamento del Arcediano de Córdoba Don Ruy Fernandez, que en 1298 dejo una manda para el culto de la Virgen de las Huertas (que se conserva en la Catedral de Córdoba), y que en la descripción que hace de ella Don Rafael Ramírez de Arellano dice "...La cabeza esta toda cubierta con una toca cuadrada por arriba, muy semejante al tocado que usan las canonesas de las Huelgas de Burgos y sobre este tocado lleva corona real".
    Como vemos, si en la estatuaria de esas primitivas épocas las virgenes llevaban coronas, es muy probable que las virgenes "fernandinas" llevarían coronas también, coronas que se habran ido reemplazando a traves de los años por el deterioro de las mismas.

AMPLIAR>.Grabado. Hermandad del Silencio. 1611    Con este antecedente histórico llegamos a nuestras dolorosas y es a partir del XVII cuando tenemos que comenzar a estudiar la evolución de las coronas de las mismas, pues es en esa centuria cuando se establece la Semana Santa de Sevilla como tal en su estación de penitencia a la catedral.
    Actualmente casi todas las coronas con las que procesionan nuestras imágenes son obras del siglo XX; por lo cual es dificil de hacer un estudio evolutivo de las mismas, pues muy pocas se conservan de épocas precedentes, y es a traves muchas veces de grabados y dibujos en los libros de reglas de nuestras hermandades donde tenemos noticias de ellas. Unas de las imágenes mas antiguas en las que se nos presenta una de nuestras Virgenes penitenciales con corona la encontramos en unos grabados propiedad de la Hermandad del Silencio en la que representan a sus titulares y datan de 1611. También al XVII corresponde una interesante imágen de la Virgen del la O procedente de su libro de reglas, en la que se representa a la virgen bajo palio, con corona y con una amplia ráfaga en forma de sol (no es una ráfaga de sobremanto a modo de las Virgenes de las Hermandades de Gloria como a menudo se la interpreta, pues no cubre todo el manto), y que hace clara alusión a su advocación de Virgen de la O. Al igual es interesante el grabado de Lucas Valdes (1686) que se conserva en la Catedral de Sevilla en el que se representa a la Virgen de la Soledad bajo palio y llevando corona; es de destacar así mismo las ilustraciones del libro de reglas de la Hermandad de la Exaltación. Ya en el XIX se encuentra mucha mas referencia documental gráfica, tanto de dibujos y grabados como fotográfica, ademas de encontrase algunas de estas coronas "firmadas" con el punzón del orfebre.

    Antes de hablar de las diferencias principales que vemos de unas y otras épocas, dejemos claro cuales son las Partes de las Coronas **:

  • Canasto: El canasto se compone de dos partes; el aro y el canasto propiamente dicho.
        El ARO es la corona de la antiguedad reducida a una mínima expesión, se compone de una banda rematada por una o varias molduras, un bocel y un filete, o un filete y una gola. AMPLIAR. Foto. Julio DominguezEsta franja suele estar decorada con motivos vegetales, reministencia de las coronas vegetales que en la antiguedad portaban dioses y héroes. En ocasiones estan enriquecidas con perlas o pedrería, como la corona de la Nuestra Señora de los Angeles de la Hermandad de los Negritos; o llevan una leyenda como la de Nuestra Señora de la Encarnación Coronada de la Hermandad de San Benito que reza, "Dios te Salve María llena eres de Gracia"; en otras ocasiones tienen como elementos decorativos cabecitas de querubes como las de la Virgen de la Quinta Angustia o Nuestra Señora de la Aurora de la Hermandad de la Resurreción.
        El CANASTO esta montado encima del aro, y normalmente forma todo un bloque con el aro. Es una parte cilíndrica y troncocónica, y es en ella donde estan los elementos decorativos mas variados. En los estratos noviliarios el número y situación de cada elemento depende del rango noviliario de la corona en si, teniendo un numero determinado de perlas y florones y dependiendo del título estan situados en uno u otro lado; pero nuestras coronas de las Virgenes no siguen un criterio determinado. La decoración vegetal es muy variada, encontramos en ellas elementos arquitectónicos como volutas, pilastras, hornacinas, relieves escultóricos, escudos etc... y en ocasiones ostensorios sacramentales. Esta sección de las coronas pueden ser caladas o no, y siguen muy diversos criterios estilísticos, ya sean manieristas, barrocos, rococó, imperio o mezcla de estilos, tan típico de la orfebrería sevillana. Estilísticamente la que sigue un modelo mas arcaico es la corona de la Virgen del Valle (la antigua, no la de la coronación), que es de estilo manierista y que su traza está tomada de la corona de la Inmaculada (gigante) de la catedral, que data del XVIII; pero la corona mas antigua que se conserva es la de María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso, de la Hermandad del Gran Poder, que lleva punzón del platero Juan Ruiz (entre 1798 y 1817); la corona de María Santísima de Regla de la Hermandad de los Panaderos es obra de Palomino de 1841 y la corona antigua de Nuestra Madre y Señora de Monserrat data de 1851.

  • Imperiales: Se denominan imperiales a las bandas cruzadas que van montadas encima del canasto. Los Imperiales suelen ser en número de seis, aunque también pueden ser ocho, como la corona de María AMPLIAR. Foto Julio DominguezSantísima de Regla de la Hermandad de los Panaderos, o no llevar imperiales algunos, como la corona de María Santísima de los Dolores de la Hermandad de las Penas (las coronas que llevan imperiales son coronas cerradas, mientras las que no los llevan se denominan coronas abiertas). Los imperiales pueden ser simples roleos o estar ricamente ornamentados, estando calados a veces, o llevando predrerías. Quiza uno de los imperiales mas originales son los de la corona de Nuestra Señora de los Angeles de la Hermandad de los Negritos con cabeza de querubes alados y perlas.
     

  • AMPLIAR> Foto. Julio DominguezRáfagas o Resplandores: La ráfagas de las coronas simbolizan divinidad, y desde comienzos de la cristiandad se ha asociado las ráfagas, resplandores o halos de luz, con santidad y divinidad, apareciendo rodeado en un haz de luz Cristo, la Virgen y santos. Las coronas de nuestras vigenes además tiene reminiscencias concepcionistas y apocalipticas (Ap. 12:1), pues con frecuencia estan rematadas por estrellas.
        Las ráfagas tiene cuatro elementos constructivos comun a casi todas las coronas: la diadema, los resplandores, la cruz y las estrellas. La disposición de los mismos varia mucho de unas coronas a otras, y no todas las coronas tiene los mismos elementos.
        La DIADEMA es la banda que va sujeta al canasto y sobre la cual se montan las ráfagas; pueden estar calados o no, tener motivos geométricos o vegetales, llevar incrustaciones de pedrerías, perlas, marfil u otros metales, o llevar escudos, o adornos figurativos como la virgen, santos o ángeles, como la corona de la Virgen del la O, En ciertas ocasiones no hay una linea clara entre lo que es la ráfaga y la diadema, o simplemente son una combinación de estos dos elementos como es el caso de la corona de Nuestra Señora de la Presentación de la Hermandad del Calvario.
        Los RESPLANDORES estan formados por rayos ondenates, lisos, plegados o calados, siendo a veces estos rayos biselados. Estos rayos se combinan de la forma mas variada y en ocasiones estan intercalados por roleos de filigrana u otros elementos decorativos como jarritas (corona de Nuestra Señora de Gracia y Esperanza), cabeza de querubines etc
        No todas las coronas llevan ESTRELLAS, y su numero varia mucho oscilando de doce a veinticuatro, normalmente estan situadas rematando las ráfagas, pero también hay excepciones, llevandolas en el interior de la diadema, como son la antigua corona de la Virgen de los Dolores del Cerro, o de Madre de Dios de la Palma de la Hermandad del Cristo de Burgos. Las etrellas varian mucho en el número de puntas, oscilando entre las cuatro y las dieciseis, aunque el número mas común es el de ocho; y pueden se caladas, repujadas o llevar incrustación de pedrería.
        Todas las coronas llevan una CRUZ, y casi todas estan rematadas por una, aunque a veces estan dispuestas coronando los imperiales, como la corona de la Amargura o la corona de Nuestra Señora de la Presentación de la Hermandad del Calvario. La tipología de estas cruces es muy diversa, aunque el modelo iconográfico que mas abunda es una cruz triunfal. Pueden ser cinceladas, de pedreria, caladas etc.

    Las coronas, y para terminar, suelen ser de oro, plata o plata sobredorada, llevando a veces perlas, piedras preciosas, figurillas en marfil o incrustaciones de otro metal.

    A modo anecdótico, la primera Hermandad sevillana en celebrar en Solemne Función la Realeza de María (tras ser promulgado el dogma en 1954) fue la Hermandad de la Cena, cermonia que fue oficiada por el cardenal D. Pedro Segura y Sáenz.

 

Besamanos de la Virgen de Dulce Nombre. Boletin de la Hermandad, Marzo 2000    LAS DIADEMAS son así mismo simbolo de divinidad y realeza, y estructuralmente son coronas simplificadas; presentando la banda o diadema en si, las rafagas, estrellas y cruz, presentando los mismos parámetros estructurales y estéticos que ya hemos visto en las coronas. Muchas de nuestras vírgenes tienen diademas que solo usan para los cultos internos sus hermandades, o estan ataviadas asi para besamanos u otros actos; pero tradicionalmente procesionan con diademas: María Santísima de los Dolores y Misericordias de la Hermandad de Jesús Despojado,  María Santísima de las Aguas de la Hermandad del Museo, ambas bajo palio. Nuestra Señora de las Penas de la Hermandad de Santa Marta, Nuestra Madre Señora del Mayor Dolor de la Hermandad de Las Aguas, Nuestra Señora de Guia de la Hermadad de la Lanzada, Nuestra Señora de la Piedad de la Hermandad del Baratillo, María Santísima de la Luz de la Hermandad de la Carretería, María Santísima de la Piedad de la Hermandad de la Mortaja y María Santísima de la Concepción de la Hermandad de la Trinidad; todas en grupos de misterio; y las soledades Soledad de San Buenaventura y Soledad de San Lorenzo.
    Las diademas estan realizadas oro o plata sobredorada, llevando a veces perlas, piedras preciosas, figurillas en marfil o incrustaciones de otro metal.

 

Nuestro Padre Jesús en su Soberano Poder Ante Caifás    LAS POTENCIAS son cada uno de los grupos de rallos de luz que se ponen en la cabeza de las imágenes del Redentor, agrupados en número de tres. Son símbolo de divinidad y las potencias son tres porque reflejan las tres facultades del alma, que son: entendimiento, voluntad y memoria.
    La materia prima que se utiliza para su ejecución es o bien oro, plata dorada o plata; en cocasiones tiene incrustadas prederias, o marfil.
    Estructuralmente presentan dos partes, el NUCLEO, también a veces denominado "galleta", que es donde se centra toda la ornamentación de las mismas y que suele ser de tipo muy variado, aunque es caracteristico el presentar en cada una de las potencias, una letra del Monograma de Cristo JHS; y los RESPLANDORES estan formados por rayos ondenates, lisos, plegados o calados, siendo a veces estos rayos biselados. Estos rayos se conbinan de la forma mas variada y en ocasiones estan intercalados por roleos de filigrana. Es habitual que los resplandores esten agrupados en cada potencia de forma tripartita. No todas la imágenes de Jesús llevan potencias.

 

    LAS AUREOLAS son ráfagas de luz que reflejan santidad, tienen forma circular y poseen una decoración variada. Estas aureolas estan portadas en la cabeza por los santos en los pasos procesionales y San Juanes en los palios; curiosamente ninguno de los apostoles llevan aureola en el paso de la Cena.
    Tipológicamente se dividen en dos grupos: las que son simplemente un aro y las que son un disco totalmente decorado.
    El primer grupo es el mas infrecuente y a este grupo pertenencen la Magdalena de la Hermandad de la Hiniesta, Santa Marta, de la Hermandad del mismo nombre, la Magdalena de la Hermandad de Las Aguas y, la Magdalena y las Marías de la Hermandad del Santo Entierro.
    Al segundo grupo pertenecen las aureolas de San Juan, Santiago Apostol y San Pedro de La Borriquita, San Juan de la Hermandad de Jesús Despojado, San Juan de la Amargura, San Juan, San Pedro, Santiago Apostol del la Hermandad del Beso de Judas, San Juan de la Hermandad de Santa Marta, San Juan  de la Hermandad de Las Aguas, San Juan de la Hermadad de la Lanzada, San Juan y la Magdalena de la Hermandad de las Siete Palabras, San Juan de la Hermandad de la Quinta Angustia, San Juan del Gran Poder, San Juan de la Hermandad de la Carretería, Magdalena de la Hermandad de Monserrat, San Juan de la Hermandad de la Trinidad y San Juan de la Hermandad del Santo Entierro

    A continuación puede pinchar en uno de estos apartados para ver todas estas preseas reunidas en los distintos apartados:

    * Bajo este denominador se engloban muchas imágenes andaluzas pertenecientes al periodo del rey Fernando III el Santo, aunque muchas de ellas son "alfonsíes" (Alfonso X) pues datan del período del monarca sabio.

    ** Las imágenes que aquí representan las distintas partes de la corona han sido tomadas del artículo de D. Julio Domínguez Arjona en La Sevilla que no vemos, titulado "Corona de Nuestra Señora de los Dolores del Cerro al detalle", fotografiado en el taller de los Hermanos Delgado.


concharw@gmail.com

© Concha R. Worth. Desde el 2002
Prohibida su reproducción o uso de textos total o parcial sin citar la fuente y la autora,
al igual que las fotografías, que estan sujetas a Copyright.